La Congregación
Estás viendo: La Congregación Los pilares del carisma

Naturaleza

Las Dominicas de la Anunciata, constituyen en la Iglesia una Congregación religiosa de vida apostólica, inserta en la Orden de Frailes Predicadores por su Fundador el P. Francisco Coll.

Su entronque dominicano

El carisma de la Congregación hunde sus raíces en el S. XII. En tierra castellana un inquieto adolescente, Domingo de Guzmán, buscó saciar sus ansias del conocimiento de la Verdad, profundizando en el estudio y dedicándose a la oración – contemplación. No como un trabajo personal sino como una tarea con otros, para él la comunidad será su fuerza, su apoyo, su refugio, su impulso,…De estas fuentes surgió el deseo de entregar a los demás lo que había descubierto. Desde ahora será predicador apostólico. Estos fueron los pilares sobre los que, más adelante, cimentará su Obra.

El impulso misionero, del inquieto castellano, atrajo a otros, fascinados por su audacia y vivencia apostólica. ¡Surge la orden Dominicana! ¡Domingo de Caleruega, es Fundador!

Un nuevo retoño de la Orden

En el S. XIX, del frondoso árbol dominicano surgió un vigoroso brote ¡Francisco Coll!, un joven inquieto, que en el Pirineo Catalán descubrió la senda trazada por Domingo. En la escuela del estudio y la oración fraguó su celo apostólico, ¡será predicador itinerante! El inquieto predicador asoció a jóvenes virtuosas y deseosas de consagrarse al bien de la sociedad. ¡Francisco será Fundador!

El 15 de agosto de 1856 nació la Congregación de las Dominicas de la Anunciata.

¡Tú has de ser dominica!

Se inició la Congregación. Las raíces de la misma estaban cimentadas en los pilares de la Orden dominicana. El Fundador perfiló cuidadosamente las directrices a seguir por la Dominica de la Anunciata:

  • Tú, Dominica, debes ser mujer contemplativa, que busca la Verdad, a través de la oración y el estudio.
  • Mujer consagrada, que anuncia a Jesucristo en la escuela y en el entorno necesitado.
  • Viven en comunidad, irradiando: sencillez, cercanía, alegría…
  • Amas a la Virgen, y no lo dudes, esta Congregación es obra de María
  • Estás comprometida en el trabajo por la justicia y la paz.
  • Eres continuadora del carisma dominicano…

Porque:
UN FUEGO, ENCIENDE OTRO FUEGO Y UNA LUZ, OTRA LUZ. Y DE ESTOS FUEGOS SURGE LA HOGUERA ANUNCIATA.

Si te ha gustado
compártelo
en facebook
Compartir
en twitter
en tuenti
en otras redes y páginas
Compartir
Contactar:Teléfono: 985 244 207
Contacta con nosotras
Realizada por: