La Congregación
Estás viendo: La Congregación Historia de la congregación

Ilustración sobre el P. CollEl Padre Coll fue un hombre de Dios inserto en la historia, supo descubrir las urgencias de su entorno y darles una respuesta desde la fe. En su tarea apostólica itinerante iba comprobando el abandono de la educación en la población rural y creyó que una de las causas por las que la sociedad vivía sometida a los “fuertes”, sin libertad y con gran corrupción era la ignorancia, especialmente de la doctrina cristiana. Por otra parte, había encontrado a muchas jóvenes deseosas de consagrarse a Dios y al servicio del prójimo pero por la carencia de recursos económicos no podían entrar en la vida religiosa.
Ante estas dos experiencias fue madurando la idea de fundar una congregación que abrazara los dos objetivos: abrir un camino de vida religiosa a estas jóvenes, y con ellas constituir comunidades dedicadas a la educación de las niñas con una clara finalidad apostólica en los ambientes más necesitados, sin excluir otros servicios asistenciales.

Los comienzos de la congregación fueron difíciles. Encontró oposición por parte de los mismos eclesiásticos y del propio Obispo, pero el Padre Coll estaba convencido de que era obra de Dios y la fundación salió adelante. Comenzó en Vic (Barcelona) con siete jóvenes el 15 de agosto de 1856. En febrero de 1857 se acrecentó considerablemente el grupo con la incorporación de unas jóvenes dedicadas a la enseñanza y obras de caridad, pero que no habían hecho profesión religiosa; por entonces tenían ya cinco casas que pasaron a la Congregación naciente. El padre Coll al fundar quiso como raíz de su obra una filiación dominicana, considerando a la Congregación como "una rama del árbol de la Tercera Orden de Santo Domingo".

La idea del fundador desde el comienzo, fue que las Hermanas se dedicaran a los niños y jóvenes más necesitados. Por este motivo, las comunidades fueron dirigidas a los pueblos de la zona rural y como medio más común para que la enseñanza fuese gratuita obtener la escuela pública. Con empeño afrontó el P. Coll el problema de la preparación de las Hermanas. La revolución de septiembre de 1869 y consiguiente Constitución española de 1869 despejó a numerosas Hermanas de las plazas que habían obtenido. Ello motivó que se fuese dejando la escuela pública y se fundasen colegios privados, muchos de ellos al alero de las fábricas textiles de Cataluña y más tarde, en zonas mineras de Asturias y pueblos de Castilla y la Mancha.

Cuando el P. Coll muere en 1875, la congregación llevaba diecinueve años en marcha, dejaba 50 casas y unas 300 Religiosas, todas en Cataluña, a pesar de que su deseo era que el Instituto se extendiese por el mundo entero. Y así fue.

En 1897 el primer colegio en Asturias (Sama de Langreo) y en 1908, la primera fuera de España (Argentina). En el año 1955 la Congregación inicia su acción misionera en Centroamérica, y más tarde en Perú y Chile. Con la renovación conciliar se intensifica el impulso misionero. Se quiere que las cuatro provincias de España tengan su proyección misionera y la Congregación se extiende a varios países de África, y por Brasil. A su vez, la Provincia de Sudamérica funda casas de misión en el norte argentino y Uruguay. Por último en 1987 la expansión llega a Oriente con una fundación en Filipinas.

Es su deseo de aportar el carisma a los lugares por donde la Congregación se extiende, al ir surgiendo vocaciones, funda casas de formación con planes adaptados a las distintas realidades. De las Congregaciones españolas de Dominicas, la Anunciata es la más numerosa y la primera que se fundó.

Actualmente la Congregación está presente en 19 países de cuatro continentes: Europa (España, Francia, Italia, Suiza). América (Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, México, Brasil, Paraguay, Perú, Argentina, Chile y Uruguay). África (Benín, Costa de Marfil, Camerún, Rwanda). Asia (Filipinas).

La misión apostólica de la Congregación, de acuerdo al carisma del fundador, comprende:

  • Actividad educativa
  • Acción Parroquial
  • Actividad misionera
  • Actividad sanitaria y otras (residencias universitarias y casas de espiritualidad).

 

Si te ha gustado
compártelo
en facebook
Compartir
en twitter
en tuenti
en otras redes y páginas
Compartir
Contactar:Teléfono: 985 244 207
Contacta con nosotras
Realizada por: